Fedaeps  

Cambio civilizatorio

Economía Crítica

Alternativas

Resistencias

Diversidades

Feminismo

Nosotras
20-08-2012

El ALBA con posicionamiento único respalda a Correa

Emilio Meynet

Publicado originalmente en APAS | Agencia Periodística de América del Sur

El IX Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) resolvió este sábado, durante una reunión sostenida en Guayaquil, apoyar al gobierno ecuatoriano tras las amenazas recibidas por Reino Unido por su decisión de otorgar asilo a Julian Assange.

“Cuando un hermano es amenazado tenemos que reaccionar para protegerlo”. Con esa contundente frase del Canciller venezolano, Nicolás Maduro, el bloque caribeño resaltó su postura sobre el tema en el marco de una reunión realizada con el fin de redactar el posicionamiento conjunto.

Los cancilleres de este colectivo regional se reunieron durante la tarde y noche del sábado 18 de agosto en el Gobierno Zonal, una de las sedes del poder Ejecutivo en esa ciudad. Durante más de dos horas analizaron la situación ecuatoriana luego del comunicado británico en el que ese gobierno dejó abierta la posibilidad de incursionar en la sede diplomática ecuatoriana para apresar y extraditar al activista australiano hacia Suecia, donde se lo requiere por un supuesto caso de delito sexual.

El documento acordado, leído por Nicolás Maduro, expresa la solidaridad regional con el país presidido por Rafael Correa, y advierte el peligroso precedente en el ámbito del derecho internacional en el caso de que se dé la violación a la soberanía de la Embajada de Ecuador en la capital británica.

Las palabras cristalizadas en el documento ratifican “el respaldo categórico al derecho soberano del gobierno de Ecuador de otorgar asilo diplomático a Julian Assange”. Además, expresa su rechazo a la posición de Reino Unido de “pretender resolver de manera contraria al derecho internacional las controversias”.

Destaca además que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) haya decidido someterse a un debate interno para darle apoyo a Correa, su gobierno y su pueblo ante la arremetida británica. Los cancilleres del bloque se reunieron en Guayaquil. En un documento conjunto expresaron que "frente a las agresiones extra regionales, América del Sur se une y le dice `no` a quienes intentan imponer su voluntad con su poder y amenazas de violencia", informó el canciller argentino, Héctor Timerman. El funcionario agregó que "con este fuerte consenso alcanzado sólo en 20 minutos, debe quedarle claro al Reino Unido que hay una gran solidaridad y unanimidad en la región, y que atentar contra uno de nuestros países es atentar contra todos".

Sin embargo no quedará todo “puertas adentro” de América, donde el estado de fuerzas es más que favorable para Correa. Eso lo demuestra, por ejemplo, el posicionamiento de las naciones en la Organización de Estados Americano, donde Estados Unidos volvió a sentir lo que es ser minoría: solo se opusieron Canadá y Trinidad y Tobago a que se convoque a reunión de Cancilleres el viernes próximo para discutir sobre el tema.

El bloque ALBA cree pertinente promover en la Organización de Naciones Unidas (ONU) un amplio debate acerca de la inviolabilidad de las sedes diplomáticas, advirtiendo al gobierno de Reino Unido acerca de las consecuencias que se desencadenarían en caso de una agresión a la integridad territorial de Ecuador. Finalmente, se buscará realizar un llamado a los gobiernos del mundo, a los movimientos sociales y a la intelectualidad, a oponerse a esta actitud del Reino Unido.

Bruno Rodríguez, canciller de Cuba, dijo que el gobierno de su país “rechaza enérgicamente las amenazas del gobierno del Reino Unido e Irlanda del Norte contra Ecuador”. Y agregó que Cuba “respaldará resueltamente y solidariamente las acciones que emprenda el Estado de Ecuador, el derecho de defender su soberanía es defender las soberanías de toda nuestra América”.

También la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata expresó su posicionamiento al respecto mediante una carta. “Consideramos que representa una afrenta a la soberanía ecuatoriana, y el consecuente avasallamiento de los derechos de los pueblos”, afirma la comunidad académica de la primera institución en América Latina dedicada a la instrucción en el oficio del periodismo.

El establecimiento se manifestó mediante un repudio a “una nueva amenaza imperialista” ante la amenaza de las fuerzas policiales británicas de irrumpir en la Embajada de Ecuador en Londres.

Por su parte, Julian Assange, en un discurso desde el balcón de la Embajada en cuestión, pidió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que termine con “la caza de brujas contra Wikileaks”, y que libere a Bradley Manning, el soldado que filtró documentos confidenciales y está procesado en ese país.

Seguramente la situación actual no se parece en nada a los escenarios que Londres acostumbraba a manejar diplomáticamente, durante los últimos siglos. Assange nunca avanzó desde el balcón más allá de la frontera política que separa el suelo inglés y el suelo ecuatoriano.

Fue un gesto que, por más provocativo que haya resultado para aquellos que no supieron conocer otra respuesta que la pólvora y la piratería para resolver los conflictos mundiales, no tuvo otra intención que desnudar el desapego de las superpotencias del globo a los derechos internacionales cuando se ven perjudicados de algún u otro modo.

“El Reino Unido no ha violado el pacto de Varsovia porque el mundo está mirando”, afirmó el australiano, que concluyó con una frase que bien podría haberla pronunciado Correa, Maduro o Eva Perón: “Si hay unidad en la opresión, debe haber absoluta unidad en la respuesta”.

Hasta ahora, Scotland Yard desplegó un operativo de seguridad a un costo de 50 mil libras esterlinas al día, cerca de 79 mil dólares, para evitar que el fundador de Wikileaks se escape de la Embajada. Cuarenta agentes armados hacen guardia las 24 horas en el perímetro que rodea la embajada ecuatoriana, incluyendo la terraza, la salida de emergencia y los edificios lindantes.

Manning está detenido desde hace más de 800 días pero todavía no ha sido sentenciado, y su juicio ha sido postergado. Correa espera tranquilo las posturas favorables de Unasur y la OEA, y suma a su bando al legendario jurista español Baltazar Garzón, que aseguró que tomará cartas en el asunto para defender al australiano.

En Londres se acabaron los juegos olímpicos y no hay otra “fiesta, que fantástica fantástica esta fiesta” que oculte el oscuro panorama que afronta el Reino Unido y el resto de Europa.

P.-S.

Más articulos en la revista digital: De política, soberanías y Assange


Twitter Facebook RSS Youtube
Artículos relacionados

En unas cuantas generaciones llegaremos al (...)
Publicado originalmente en El Telégrafo (...)
Compilación de artículos que forman parte de la (...)
•Estamos conscientes de, y sorprendidos por, (...)
En estos días nos hemos reunido en Asunción (...)
Académicos, periodistas y personalidades del (...)
Fedaeps - Fundación de Estudios, Acción y Participación Social
Av. 12 de Octubre N18-24, oficina 203, Quito, Ecuador • (593 2) 255 9999 • info@fedaeps.org