Fedaeps  

Cambio civilizatorio

Economía Crítica

Alternativas

Resistencias

Diversidades

Feminismo

Nosotras
06-08-2011

Afrodescendientes y el proceso bolivariano

Por Jesús Chucho García

En Venezuela, al iniciarse la discusión sobre la nueva Constitución que sería aprobada en diciembre del año 1999, después del triunfo electoral del Presidente Hugo Chávez, la Fundación Afroamérica y la Unión de Mujeres Negras hicimos nuestras proposiciones para que el Estado incorporara la noción afrovenezolana dentro del carácter pluriétnico y de diversidad cultural y como elemento fundacional de la República. Allí en esas propuestas que debía contener la Nueva Constitución exigíamos el reconocimiento histórico, político y cultural de los africanos y africanas y sus descendientes, así como la reconsideración de la propiedad colectiva de las tierras de los antiguos cimarrones y cimarronas.

Sin embargo, estas proposiciones fueron ignoradas por la mayoría de los diputados y diputadas incluyendo a las y los afrodescendientes que tenían una posición histórica y privilegiada en ese paso trascendental constitucional para el país. El preámbulo de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) expresa: “El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderes creadores e invocando la protección de Dios, el ejemplo histórico de nuestro libertador Simón Bolívar y el heroísmo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes.....” (CRBV:1999:1). Evidentemente que allí se ignoró el papel jugado por los y las africanas y sus descendientes desde 1552 hasta nuestros días en las luchas por la independencia y por la construcción del sustrato de nuestra nacionalidad.

Podemos decir que si los otros países entendieron la necesidad de modernizar a sus estados sin exclusión étnica (Colombia, Ecuador, Brasil, Nicaragua, Bolivia), en Venezuela los y las afrodescendientes quedamos excluidos jurídicamente de la Constitución del año 1999.

En el año 2007, el presidente Chávez planteó la necesidad de reformar la Constitución para adaptarla a los cambios que se estaban dando en el país. Se necesitaba reformar para transformar el Estado inoperante que fue desbordado por las Misiones Sociales y además de avanzar en la creación de un Estado Socialista. El artículo 342 de la Constitución era muy claro, especificando que:

“La Reforma constitucional tiene por objeto una revisión parcial de esta constitución y la sustitución de una o varias de sus normas que no modifiquen la estructura y principios fundamentales del texto constitucional”. (CRBV: 1999: 370)

El movimiento afrovenezolano estaba consciente que si bien es cierto que el Preámbulo no podía ser modificado, sin embargo, hizo sugerencias en parte de la estructura a modificar para incorporar la visión afrodescendiente.

Es así como el movimiento afrovenezolano comienza a trabajar fuertemente para insertar sus aspiraciones en el proyecto de Reforma Constitucional. Se consensúa así un documento que históricamente resume las luchas ante el Estado venezolano.

Durante estos siete años, el movimiento afrovenezolano ha batallado para lograr notoriedad en el plano de las políticas públicas, partiendo de los mismos derechos establecidos en dicha Constitución. Es así como a lo largo de estos siete años se han alcanzado los siguientes logros:

1. La firma del protocolo facultativo o el artículo 14 de la Convención Internacional Contra Todas las formas de Discriminación Racial de la ONU. Esto permite que Venezuela presente informe cada dos años ante los 22 miembros del Comité Internacional contra el Racismo para evaluar los avances en el campo del combate al racismo.

Al respecto, cabe indicar que en agosto de 2005, Venezuela presentó el informe sobre esta temática ante el Comité, y éste recomendó poner en práctica las siguientes medidas: a) Reconocer a los y las afrodescendientes en la Constitución, bien sea a través de una Enmienda o a través de una Reforma. b) Instar al Instituto Nacional de Estadística a levantar indicadores sobre la situación de las y los afrodescendientes con la finalidad de saber cuántos somos, dónde estamos y cómo estamos, lo cual permitirá erradicar la exclusión en los actores más pobres de la población venezolana. c) Incorporar en el currículo educativo los aportes morales, políticos, sociales y culturales de los y las africanas y sus descendientes. d) Implementar el Tercer Plan de Acción de la Tercera Conferencia Mundial Contra el Racismo, plan que debe tener carácter interministerial.

2. Otro logro importante fue la creación con carácter permanente de la Comisión Presidencial para la Prevención y Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial y Otras Distinciones en el Sistema Educativo Venezolano, según decreto presidencial del 6 de mayo de 2005.

3. Creación por unanimidad en la Asamblea Nacional del Día de la Afrovenezolanidad, para conmemorar el 10 de mayo de cada año, fecha en la que se levantó José Leonardo Chirino, en 1795, en la Sierra de Falcón (Mayo 2005).

4. Creación de la Orden Presidencial José Leonardo Chirino para honrar a aquellos activistas en Derechos Humanos que luchan contra el racismo, la discriminación y la construcción de un mundo más humano no solo en nuestro país, sino en el mundo entero. La primera orden fue otorgada a Danny Glover, Jesús Chucho García, y post mortem a Argelia Laya, Juan Ramón Lugo, Irene Ugueto y Josefina Brington (Mayo 2005).

5. Los gobiernos regionales de los principales estados con mayor población afrodescendiente, junto a las comunidades organizadas con memoria histórica viva, promulgaron decretos y ordenanzas para incorporar dentro de sus calendarios fechas y normativas para honrar las acciones memorables de insignes afrodescendientes, entre las cuales se encuentran: Orden José Leornardo Chirino (Estado Falcón), Día de Cimarrón Juan Andrés López del Rosario "Andresote" (Estado Yaracuy); “Día de la Etnicidad”, donde Bolívar lanzó el primer decreto de abolición de la esclavitud, el 2 de junio de 1816 (Carúpano, Estado Sucre); “Día de la llegada del último Barco Negrero”, que se conmemora cada 25 de mayo ante el monumento edificado en las costas de Puerto Cabello (Estado Carabobo); reconocimiento y declaratoria del “Cumbe de Ocoyta” como patrimonio natural y cultural del Municipio Acevedo (Estado Miranda). A estas fechas se suma la resolución del INTI (Instituto Nacional de Tierras) de reconocer las tierras ancestrales cimarronas del Municipio Veroes, Estado Yaracuy (abril del 2005), como tierras de propiedad colectiva de esta comunidad afrodescendiente.

De estos avances pasamos a nuestra propuesta para la Reforma Constitucional, a través de marchas, movilizaciones, encuentros con los medios, donde presentamos el siguiente texto:

LA PROPUESTAAFRODESCENDIENTE PARA LA REFORMA CONSTITUCIONAL

Considerando que la constitución de la República Bolivariana de Venezuela define nuestra sociedad como pluricultural y multiétnica, en un Estado de justicia, teniendo este Estado en consecuencia, entre sus deberes, fortalecer la unidad nacional en la diversidad, asegurando la vigencia de los derechos humanos y las libertades fundamentales sin ningún tipo de discriminación para los grupos sociales existentes;

Tomando en consideración que el Estado venezolano reconoce y garantiza los derechos colectivos de los pueblos y comunidades sobre las tierras que ocupan ancestralmente, y que así permite el desarrollo, promoción y fortalecimiento de las diversas identidades, tradiciones y culturas de los pueblos y comunidades que conforman la sociedad venezolana, sus prácticas de manejo de la biodiversidad;

Se propone: 1. Reconocer en el preámbulo de la Constitución el aporte decisivo de los y las africanas y sus descendientes en el proceso de independencia de Venezuela y en la construcción de la sociedad venezolana a lo largo de sus distintos períodos históricos.

2. Abrir un capítulo dedicado a los Afrodescendientes que diga lo siguiente: CAPITULO “XX”. DE LAS COMUNIDADES y COLECTIVOS AFRODESCENDIENTES.

 El Estado reconocerá la existencia de los colectivos y comunidades afrodescendientes, su organización social, política y económica, sus culturas, usos y costumbres, idiomas y religiones, las prácticas tradicionales de salud, producción y la propiedad colectiva e intelectual; así como su hábitat y derechos sobre las tierras que ancestral y legendariamente ocupan. Así mismo El Estado reconoce los aportes morales, políticos, culturales, sociales, económicos, espirituales, tecnológicos que las y los afrodescendientes sumaron e incorporan a la construcción de la sociedad venezolana.

 El Estado respetará, promoverá y protegerá los conocimientos y las prácticas tradiciones y ancestrales de las y los afrodescendientes en lo religioso, en la salud, en lo ambiental, en la producción, en lo creativo e intelectual y demás ámbitos del quehacer humano que le es propio a estas comunidades.

 El Estado reconoce la tierra de las comunidades afrodescendientes como tierras comuneras para el desarrollo sustentable, las cuales no serán transferidas a entes ni personas privadas.

 El Estado fomentará el respeto, la promoción y la difusión de las manifestaciones culturales propias de las comunidades afrodescendientes, estableciendo mecanismos para la protección de la identidad cultural y la biodiversidad en el marco de la interculturalidad.

 El Estado garantizará el pleno ejercicio de los derechos constitucionales individuales y colectivos de las y los afrodescendientes y sus comunidades, así como su inclusión en el contexto de las políticas públicas para lograr la igualdad de oportunidades y condiciones necesarias para su desarrollo económico, social, educativo, cultural y político. Del mismo modo el Estado garantizará la participación política de los afrodescendientes, y su representación en la Asamblea Nacional y en los cuerpos deliberantes de las entidades federales y locales, conforme a la ley.

Lamentablemente la Reforma Constitucional no fue aprobada por el pueblo venezolano, tal vez por el exagerado articulado que colocaron en la reforma los diputados bolivarianos, sacando por supuesto las proposiciones afro para colocar la de ellos, además desde el punto de vista de la estrategia comunicacional fue exageradamente mala. Así fue ese proceso, sin embargo eso no nos quebrantó y pasamos a una segunda ofensiva: las leyes orgánicas.

Los avances en la inserción del tema afro en las leyes orgánicas

Era necesario seguir batallando para conquistar espacios jurídicos para tener fundamentos legales para avanzar en el reconocimiento de nuestra afrodescendencia. Uno de los sectores más estratégicos para acabar el racismo es el aparato educativo. De ahí que el primer paso fue haber logrado un Decreto Presidencial para la Prevencion y la Eliminacion del Racismo en el Sistema Educativo. Este decreto, propuesto por el movimiento afrovenezolano, fue impulsado por el Ministro de Educación para el año 2005, el afrodescenciente Aristobulo Isturiz. Este contexto permitió avanzar para que en la discusión de la Nueva Ley de Educación se lograra incluir varios artículos sobre las y los afrodescendientes en el año 2009. Es bueno recordar que ya previamente en la propuesta curricular y en la redimensión de la Dirección de Interculturalidad ya habíamos ganado algunos espacios.

Onís Chourio, refiriéndose a esta victoria, expresa:

“Se hizo necesaria la organización y unificación de esfuerzos llevados a cabo por un colectivo que apuntara a la inclusión y visibilización de los pueblos y comunidades afrovenezolanas en una innovadora Ley Orgánica de Educación que expresa en su artículo 6:..:

a) Promueve la integración cultural y educativa regional y universal de los pueblos, latinoamericanos caribeños, indígenas y afrodescendientes”. b) “Desde una concepción de la integración que privilegia la relación geoestratégica con el mundo, respetando la diversidad cultural”…. (Chourio, Onis (2010): mimeografiado)

Otra ley de vital importancia, ganada al calor de la presión y de las luchas, donde se reconocieron a las y los afrodescendientes, fue la Ley de la Juventud.

Ahora está en trámite la Ley Contra la Discriminación Racial -prevista en la actual Constitución-, que fue aprobada en primera discusión en mayo del 2011 y se espera la segunda discusión para su aprobación en el segundo semestre del año.

Prioridades del movimiento social afrodescendiente en Venezuela:

Primera prioridad: “contarnos”, saber cuántos somos, dónde estamos y cómo estamos. Se trata de la inclusión en el Censo 2011, ya que la misma dará un resultado sobre exclusión, pobreza, salud, de las comunidades afrodescendientes. Estos datos cuantitavos debemos transformarlos en cualitativos para incidir en las políticas públicas y erradicar planificada y consensuadamente la pobreza histórica y estructural a que hemos sido sometidos por más de cuatro siglos

Segunda prioridad: educación, incorporar a nuestras comunidades al sistema educativo escolar y elevar la tasa de escolarización a su máxima expresión. Por otro lado incorporar los aportes africanos en el sistema curricular desde la educación inicial, preescolar, básica, diversificada y universitaria.

Tercera prioridad: seguir profundizando en las leyes orgánicas pendientes como la Ley de Cultura donde ya se han hecho las propuestas al respecto. Pero además de cultura, todas las leyes pendientes para discutir en la Asamblea Nacional a lo largo del año 2011.

Cuarta prioridad: la puesta en práctica del Plan de Acción de Durban. Se trata de la Tercera Conferencia Universal contra el racismo, organizada por la ONU y realizada en Durban, Sudáfrica, el mes de septiembre del año 2001. De allí se desprendió el plan de acción universal contra el racismo para lo cual se comprometió nuestro país. Para la implementación de este plan de acción debe crearse un Comité Nacional. En segundo lugar transversalizar el tema racial a todas las instancias gubernamentales. En tercer lugar, crear el decenio de los pueblos afrodescendientes.

Quinta prioridad: la creación de espacios públicos institucionales desburocratizados, descentralizados y desconcentrados, para canalizar las demandas sociales, económicas, culturales, salud, tierra, tecnología, entre otros aspectos del desarrollo integral de las comunidades afro con sus especificidades.

Sexta prioridad: discutir el modelo de sociedad a construir denominado Socialismo del Siglo XXI, que para nosotros debe tener sus bases en una propuesta afroindígena. La construcción del Estado comunal bajo la concepción de los Cumbes como experiencias históricas para las comunidades afrodescendientes.


Twitter Facebook RSS Youtube
Artículos relacionados

En el marco de las reuniones de seguimiento (...)
África ha hecho muchas contribuciones sobresaliente
El proceso de globalización trae consigo (...)
Descargar publicación en PDF: En pleno siglo (...)
Ignorando el aporte afro-aborigen y refiriéndose a
Tal día como hoy, hace veintidós años, el 17 de (...)
En Cuba el cambio de sexo es un servicio (...)
Fedaeps - Fundación de Estudios, Acción y Participación Social
Av. 12 de Octubre N18-24, oficina 203, Quito, Ecuador • (593 2) 255 9999 • info@fedaeps.org