Fedaeps  

Cambio civilizatorio

Economía Crítica

Alternativas

Resistencias

Diversidades

Feminismo

Nosotras
01-04-2010

100 años: luchas, rosas y otras flores

Magdalena León T.

En la relatividad cósmica e histórica del tiempo, cien años pueden ser un momento fugaz o toda una época. Los que han transcurrido desde el 8 de marzo de 1910 han sido sin duda decisivos en el devenir de la humanidad, pues han estado marcados por luchas y transformaciones inéditas de las mujeres frente a estructuras de dominación y desigualdad de siglos, especialmente agudizadas con la expansión del capitalismo.

Las que colocaron este hito celebratorio hace cien años eran ‘mujeres de rojo’, socialistas cuyo protagonismo y legitimidad quedan evidenciados en al adopción mundial de su jornada de lucha y homenaje a las mujeres trabajadoras. La celebración ha seguido un trayecto rico, complejo y hasta contradictorio. Los 8 de marzo iniciales estuvieron cargados de rebeldía y espíritu revolucionario, expresaron la necesidad de emancipación de las mujeres unida al fin de la explotación de la clase trabajadora en un proyecto anti capitalista.

Con el tiempo ‘mujer trabajadora’ dejó de ser sinónimo de obrera y muchas más se sintieron aludidas con ese apelativo; más tarde ha devenido en el día de las mujeres, como señal de confluencia de todas, con sus luchas y agendas diversas.

Hoy que los universales se cuestionan por su carga colonial, éste tiene sentido, se sostiene en la evidencia de que en casi todos los rincones del planeta han persistido o se han instaurado prácticas patriarcales, machistas y de subordinación hacia las mujeres. No ha sido, sin embargo, una expansión siempre coherente. Neoliberalismo por medio, en las dos últimas décadas los extremos de vaciamiento de sentido y banalización comercial se muestran en la entrega de rosas en medio de almuerzos, cenas o tés.

Pero esta corriente no ha ganado la batalla. Luego de cien años, el legado de las luchas de tantas conocidas y anónimas dibuja otra realidad para las mujeres y se reencuentra con el sentido radical que le dio origen. En un contexto de búsqueda de cambio civilizatorio, la agenda de las mujeres no se queda en un reclamo de derechos o de igualdad siguiendo un modelo masculino de humanidad, sino que busca reinterpretar y revalorizar sus aportes y experiencias específicas, aquello que han construido a pesar de la dominación y la injusticia y que se torna la clave de una civilización diferente.

Así, anudar la economía, la cultura, la historia alrededor de la vida, de su reproducción ampliada, es parte de la práctica de las mujeres en muchas latitudes y una tesis central del feminismo, que cobra singular vigencia en la búsqueda del Buen Vivir.

Las novedades de este marzo reflejaron esa recuperación de sentido: la agenda registró desde el inicio de una campaña pública contra el machismo hasta el reclamo graffittero de ‘más derechos, menos flores’. Dio sus primeros pasos la iniciativa ‘Mujeres por el Buen Vivir’, que adopta la flor de chocho como su símbolo -recuperando estas ‘otras’ flores, cercanas a quienes nos han alimentado por siglos- que acompañó con su tono lila tanto un ciclopaseo en Quito, como una feria feminista en Loja o un panel en Guayaquil. Es decir el despliegue de nuevas rebeldías y de nuevos desafíos de transformación.

P.-S.

Publicado en el diario El Telégrafo, el día 28 de marzo de 2010.


Twitter Facebook RSS Youtube
Artículos relacionados

Aportes al debate teórico político para la (...)
El Feminismo es plural, nunca respondió a una (...)
Intervención de Irene León en la mesa redonda (...)
Compartimos un resumen de los aportes de las (...)
Al terminar la 2da guerra mundial en 1945, (...)
Este 8 de marzo, nosotras, las mujeres de la (...)
Entre el 31 de agosto y el 2 de septiembre, (...)
Fedaeps - Fundación de Estudios, Acción y Participación Social
Av. 12 de Octubre N18-24, oficina 203, Quito, Ecuador • (593 2) 255 9999 • info@fedaeps.org